INICIO, LOCAL, SALAMANCA Y PROVINCIA, SOCIEDAD

Presentación de la Memoria 2021 de Cáritas

En 2021, Cáritas Diocesana Ciudad Rodrigo atendió a 625 beneficiarios, 466 hogares.

La presentación de la Memoria de Cáritas Diocesana Ciudad Rodrigo ha tenido lugar en la tarde de este lunes 13 de junio en el salón Mazarrasa del Palacio Episcopal. El primero en tomar la palabra ha sido el obispo de la diócesis de Ciudad Rodrigo, Mons. José Luis Retana que ha definido a Cáritas como la «dimensión esencial del ser de la iglesia» y dio las gracias a todo el equipo y diocesanos que colaboran con Cáritas. También se refirió a la festividad del Corpus Christi y al Amor como propuesta de vida.

A continuación, ha intervenido Mar Manzano, directora de Cáritas Diocesana de Ciudad Rodrigo, que ha descrito el año 2021 como “muy complicado”, donde “hemos visto situaciones bastante duras dentro de las familias (…) que tenían q elegir entre alimentarse o poner la calefacción”. Mar explicó que los ahorros que había antes de 2020, no fueron suficientes para llegar al 2021 y muchas familias que nunca habían llamado a la puerta de Cáritas, tuvieron que hacerlo. La pandemia también puso en evidencia:  la fragilidad mental, la soledad y la brecha digital. Por ello, en el 2021 se pusieron en marcha proyectos para atajar estos problemas, por ejemplo, Cáritas Diocesana de Ciudad Rodrigo participa en un programa de digitalización junto a otras Cáritas de Castilla y León y se va a poner en marcha un aula de informática a disposición de los participantes.

Mar Manzano también explicó que, en el año 2021, se ha iniciado el proceso para obtener el sello de calidad y profesionalizar todos los procesos. Destacó el trabajo realizado con los mayores, impulsando la participación social que se les había negado durante la pandemia. También el cambio en el servicio de Infancia, donde un equipo multidisciplinar formado por una psicóloga, una maestra y una trabajadora social desarrolla un programa de Infancia centrado en el niño y en su familia. Otra novedad ha estado en el servicio de voluntariado con la actualización del listado de voluntariado y la intensificación del trabajo con voluntariado joven.   Se han dado los pasos para participar en el programa de cooperación internacional y próximamente una joven voluntaria, Elena, irá a Ecuador junto a otros nueve jóvenes de otras Caritas de Castilla y León. En acción comunitaria, la directora de Cáritas destacó el contacto con los arciprestes, con los que se ha reunido en cuatro ocasiones, conociendo de primera mano los problemas de las diferentes parroquias de la diócesis. Por último, Mar Manzano agradeció el apoyo de todas las personas que colaboran con Cáritas Diocesana Ciudad Rodrigo.

Por su parte, el secretario de Cáritas Diocesana Ciudad Rodrigo Domingo Castilla se refirió a la exclusión como un fenómeno multidisciplinar que tiene que ver con la vivienda, la salud, el acceso  al empleo, la educación, la participación, la conflictividad social… Añadió que los servicios de Cáritas van más allá de cubrir las carencias materiales.

En 2021, Cáritas Diocesana Ciudad Rodrigo atendió a 625 beneficiarios, 466 hogares. Destacó el “cansancio acumulado de las familias a la hora de afrontar la situación de crisis” y habló de que muchas familias no habían tenido acceso al Ingreso Mínimo Vital (sólo el 25 % en Castilla y León) y habían tenido que esperar a que se lo denegaran para poder acceder a la renta de ciudadanía, ayuda de la Junta de Castilla y León. Esa espera era de meses, por lo que tenían que solicitar ayudas de emergencia social a los servicios sociales de Diputación.  Muchas intervenciones realizadas por Cáritas han estado relacionadas con trámites y gestiones referidas a esta situación.

Otro fenómeno que destacó Domingo Matías fue que “la exclusión social tiene rostro de mujer, en torno al 65% del servicio de acogida son mujeres”. La intervención de Cáritas ha consistido en: favorecer ayudas económicas y adelantar ayudas de emergencia. El volumen mayor de ayudas que ha dado Cáritas ha estado relacionado con vivienda (pago de alquileres y suministros), después alimentación, salud, medicinas, trasporte y traducción de documentos. En este sentido, el secretario de Cáritas destacó el apoyo del fondo diocesano de solidaridad creado en 2020.

En apoyo psicológico, ha aumentado la necesidad debido a que también se ha incrementado la angustia y la situación de ansiedad de las personas que se atienden desde Cáritas. En empleo, el tener acceso a un empleo no garantiza estar fuera del riesgo de exclusión y hay una falta de motivación.  En 2021, por primera vez en Cáritas, se realizaron itinerarios de inserción sociolaboral. En formación, hubo dos cursos nuevos, de poda y de costura, y es muy destacable la empleabilidad cercana al 100% en la formación de atención sociosanitaria. En el Servicio de Infancia se trabajó con la Ley Orgánica de Protección a la Infancia en Situación de violencia y en el tema de la dependencia de las pantallas. Con respecto al programa Lazarillo, de prevención de drogodependencia, el secretario de Cáritas insistió en que sería deseable que los servicios sociales hicieran un mayor trabajo de identificación y derivación. Por último, Domingo Castilla dijo que Cáritas Diocesana Ciudad Rodrigo participa a nivel autonómico en ocho equipos para establecer ejes de intervención y protocolos de trabajo común, y que en la actualidad Cáritas Diocesana de Ciudad Rodrigo cuenta con 13 trabajadores y 8 jornadas laborales. Todos los trabajadores son financiados por proyectos destinados a este fin. Todas las ayudas y donativos recibidos por Cáritas están destinados a ayudar a familias en situación o riesgo de exclusión social. 

Con respecto a la contabilidad, Mar Manzano explicó que ha habido 501.342,12 euros de ingresos y 454.838,57 euros de gastos. Este año, se ha contabilizado la totalidad de las subvenciones concedidas como ingreso, aunque aún no estuvieran recibidas en su totalidad, ya que hay un tanto por ciento que la administración ingresa cuando están justificadas. Además, ha habido 20.000 euros más de ayudas con respecto al año pasado, destacando las donaciones de particulares y del fondo diocesano.

Para finalizar la presentación, Paz Diago explicó el lema de este año de la campaña del Día de la Caridad “Somos lo que damos, somos Amor”, que nos anima a ser esperanza, amor y justicia, “mirar con ternura, escuchar con paciencia, cuidar la fragilidad, compartir con generosidad y denunciar la incoherencia que genera injusticia.

Enlace a la memoria: https://issuu.com/caritascr/docs/memoria_completa_2021

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*