COMARCA, CULTURA, INICIO

Recuerda, este lunes se celebra la Fiesta de los Ramos en Barquilla

Este lunes 31 de octubre, a partir de las siete de la tarde, se celebrará en Barquilla la tradición de «El día de los Ramos» a partir de las siete de la tarde. Una vez finalizada la procesión de los ramos, se podrá picar carne asada y a partir de las diez habrá queimada y chocolatada.

La tradición de la fiesta de Los Ramos en Barquilla:

Por tiempo de montanera, cuando los jóvenes que aún no habían hecho el servicio miliar estaban pastoreando el ganado, en los ratos de tranquilidad se reunían con otros compañeros y preparaban los ramos días antes de la fiesta de Todos los Santos.

Primero buscaban un “vástago” de encina de una longitud de unos cuatro metros, lo más recto posible y de un grosor que no le causara mucho peso y fuera manejable para el cometido a que iba a ser destinado.

Con esta búsqueda empezaba la rivalidad de los jóvenes, que seguía hasta hacer el mejor “ramo”.

El palo se revestía de escobas, ni muy secas ni verdes, ese término medio que conoce bien quien anda en el campo, como si fuera una espiga en casi toda la longitud del palo, menos un par de palmos en la parte más gruesa. Las escobas se sujetaban con zinchos de cáscara de “torcisco”, distanciadas entre ellas treinta o cuarenta centímetros. Había que dejar las púas para que las escobas se sujetaran al palo y no se cayeran, antes de ir soltándolas. La búsqueda del palo se hacía con días de antelación, no así la confección del ramo que se hacía el mismo día de Todos los Santos. Lo hacían en grupos de tres o cuatro mozos.

Al atardecer llevaban el “Ramo” al Calvario que se ve desde el pueblo, donde colocaban los ramos. Había uno que era el mejor. Ese ramo se colocaba en una peana de piedra que hay en el Calvario y los vecinos lo contemplaban admirados. De ahí viene la expresión poner el ramo. 

Cuando caía la noche comenzaba una procesión de ramos. Cada mozo cargaba con su ramo al hombro y estaba acompañado de un ayudante que era el que lo prendía por detrás. Una vez prendido, los mozos corrían hacia el pueblo. En los tiempos en que esta fiesta se celebraba eran al menos ocho ramos los que venían desde El Calvario al pueblo.

En la elaboración del ramo había que tener precaución a la hora de elegir las escobas. Tenían que estar en su punto para que ardieran bien, pero no muy rápido ni que se apagara para que el ramo llegara ardiendo a la Plaza del pueblo. El ayudante tenía como función ir cortando las correas de las escobas para que ardieran mejor.

Los vecinos reunidos en la Plaza esperaban la llegada de los “Ramos” . Al llegar los mozos tiraban los ramos formando una gran hoguera que los mozos saltaban con el palo, ya sin las ramas. Apagada la hoguera la fiesta acababa”

(Texto original de Julio García Fernández)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*