INICIO, LOCAL, SOCIEDAD

El escultor mirobrigense Sergio Alonso Moro inaugura una escultura en Tomelloso

Es un monumento homenaje a la vid y a las gentes de Tomelloso que da la bienvenida a la ciudad

El escultor mirobrigense, afincado en Valdepeñas (Ciudad Real), Sergio Alonso ha inaugurado este sábado una nueva escultura homenaje a la vid y a las gentes de Tomelloso (Ciudad Real).

La escultura, una mano sustentando un racimo de uvas recién cortado es símbolo, según ha dicho la alcaldesa de Tomelloso, Inmaculada Jiménez, “del trabajo, el esfuerzo, la dedicación y el tesón, de los hombres y mujeres de Tomelloso, cualidades y valores con los que todos nos sentimos identificados”.

Del mismo modo, José Manuel Caballero, presidente de la Diputación de Ciudad Real, por su parte, ha felicitado al escultor, “que ha sabido reflejar algo tan complejo como es toda la vida y circunstancias que se producen en torno a la viña y el vino en nuestra tierra”. Con esta escultura, ha asegurado, “estamos reconociendo nuestros orígenes y nuestra identidad”. Es, ha añadido, “un reconocimiento a las generaciones pasadas, a las presentes por su trabajo diario y a las futuras a las que les recodáis de donde vienen”.

El escultor, Sergio Alonso, que se ha mostrado “orgulloso” de que “una parte de mi representada en esta obra, se quede en Tomelloso”, ha explicado que la escultura mide 5,15 metros de altura; 3,40 metros de ancho y 1,55 metros de fondo. Fue modelada en barro para el boceto y la ampliación se hizo en poliespan, con la que se hizo el molde en la función. Lleva 1.500 kilos de bronce, además de una estructura de hierro interna que pesa otros 500 kilos.