INICIO, LOCAL

Desde catapultas hasta motores: Las «FPs» de Ciudad Rodrigo y Comarca se muestran en la Plaza del Buen Alcalde

Durante esta mañana los diferentes grados de formación profesional explican sus cursos y opciones a alumnos y curiosos

Los ciclos de formación profesional del IES Tierra (Carpintería y Administrativo), IES Fray Diego (Informática) e IES Campo Charro (Mecánica) mostraron el contenido de sus grados durante esta mañana en la Plazuela del Buen Alcalde a alumnos de los centros mirobrigenses, así como a transeúntes de la zona.

Esta exposición contó con una gran cantidad de proyectos, destacando, por su vistosidad, la catapulta elaborada por los alumnos del grado de madera del IES Tierra de Ciudad Rodrigo, que todavía está en proceso de elaboración (Ya han realizado alguna pequeña prueba de funcionamiento) y cuyo propósito es que sea utilizada para demostraciones prácticas durante la Feria Medieval.

Otro aspecto muy vistoso ha sido la exposición de trabajo en motores y carrocería del IES Campo Charro, donde sus alumnos han mostrado una gran satisfacción por poder participar en dicho grado básico de mecánica. Por otro lado, el IES Fray Diego, con una torreta de un servidor y un ordenador, ha dado pinceladas de lo que está siendo su ciclo de informática.

La inserción laboral y la colaboración en prácticas con empresas: Los grandes «aliados» de la Formación Profesional

Uno de los aspectos en el que han incidido más los docentes de todos los ciclos de Formación Profesional en los tres centros ha estado en la cuestión de la inserción laboral, la cual es «muy alta», dada la demanda de personal cualificado en dichos sectores, en casos como el del IES Campo Charro es del 100%, «quién quiera trabajar lo consigue», según nos comentó uno de sus profesores, dada la altísima demanda por parte de los talleres.

Otro aspecto muy comentado por parte de los docentes ha sido el de la colaboración con empresas, especialmente de Ciudad Rodrigo y comarca, asegurando los tres centros que los negocios de la zona son bastante receptivos a las prácticas, lo que permite también que muchos alumnos «se queden» ya ahí con un puesto de trabajo debido, principalmente, a que «ya los conocen» a cuenta de las propias prácticas.